“ Me siento hombre y mujer al igual lapso ”

“ Me siento hombre y mujer al igual lapso ”

Hasta que las mГ©dicos descubrieron que Edward es intersexual y no ha transpirado dieron con el tratamiento adecuado pasГі abundante tiempo y no ha transpirado sufriГі demasiado. Thomas Kern/swissinfo.ch

A los 16 años Edward supo que serí­a intersexual. Un diagnóstico que ha revolucionado su vida. Después sobre “años sobre pesadillas”, ha aprendido a aceptarse no obstante aún usualmente se siente incomprendido. Este joven ginebrino de 32 años de vida lamenta que los médicos nunca le tomaran más en importante.

Soy reportero residente en Berna; estoy particularmente interesada en temas sociales, sin embargo Asimismo en polГ­tica desplazГЎndolo hacia el pelo pГ­ВЎginas sociales. Antes trabajГ© de medios regionales, en el aparato de redacciГіn del Journal du juramento y de Radio Jura bernois.

Adulto desplazándolo hacia el pelo fémina. Odio y apego. Emoción y no ha transpirado desesperación. Son bastantes los antagonismos que hacen diferente a Edward desplazándolo hacia el pelo lo convierten en un personaje desconcertante. Esta serí­a la biografía de un “duro bastante sensible”, como se define el novio mismo. La biografía de una guerra por acontecer comprendido por una humanidad a la que le cuesta –y mucho– comprender la diferenciación.

QuГ© significan las siglas LGTBIQ?

Este acrГіnimo se emplea Con El Fin De designar a lesbianas, gays, seres transgГ©nero, bisexuales, intersexuales y queer. Para precisar las distintas orientaciones sexuales e identidades de gГ©nero van surgiendo nuevos tГ©rminos.

No obstante, atrГЎs sobre cada una de esas tГ©rminos se esconden historias de seres cuyas vidas en ocasiones han producto complicadas. Diferentes, sencillas. AsГ­В­ como la totalidad de, Гєnicas. Por eso hemos dedicamos esta grupo de productos a retratar a las personas que existe atrГЎs de cada Algunos de los tГ©rminos que componen el acrГіnimo LGTBIQ.

Queremos darles la expresiГіn y no ha transpirado revivir con ellas las sueГ±os, logros desplazГЎndolo hacia el pelo reivindicaciones. Esta serie se publicarГЎ en suwisinfo.ch a lo extenso de estas prГіximas semanas.

End of insertion

Sentado junto a su origen, Kate, en la acogedora sala sobre permanecer de la vivienda familiar con la panorГЎmica impresionante del puerto sobre Ginebra, Edward, con sus tatuajes asГ­В­ como piercings, llama la atenciГіn. Los retratos en blanco y negro sobre https://datingmentor.org/es/kenyancupid-review/ las antepasados, tras el novio, tambiГ©n parecen tratar escuchar con atenciГіn el relato de su laborioso leyenda.

“Eres un mutante. De ningún modo tendrás hijos o la vida normal”. Con estas palabras le comunica su médico que resulta una sujeto intersexual. Edward dispone de 16 años y no ha transpirado está en la consulta de el facultativo. Separado.

A las 32 aГ±os, esta sentencia le sigue atormentando. Su voz se rompe, sobre muchas forma, para sacar su odio hacia la medicina que nunca ha conocido ni apoyarle ni protegerle. Comparte con su origen la seГ±al de que ha sido tratado igual que la intriga mГ©dica, en ocasiГіn de igual que un paciente joven necesitado sobre ayuda.

Un cadГЎver que va adquiriendo maneras femeninas

Cuando nace, en 1984, nada hace presagiar que Edward pudiese verse afectado por muchas altercado en su progreso sexual. Su origen, no obstante, lo describe igual que “un chaval que continuamente ha sido diferente”. Como el chico rebelde que serí­a, su trayectoria escolar es caótica. Las dificultades debido a empiezan en el jardín de infancia. “A las diez años le diagnosticaron desorden sobre déficit de atención”, recuerda su madre. Tras ser expulsado sobre 2 escuelas, ingresa en un internado.

Hacia los 12 años de vida la etapa se complica. Igual que sus colegas, Edward crece. Igual que sus amigos, espera que su voz se torne más grave, que el vello aparezca, que su tronco se convierta en el sobre un adulto. Pero no pasa ninguna cosa. Peor todavía: su cadáver toma el camino opuesto. “Mis caderas adoptaron maneras femeninas y el busto comenzó a desarrollarse”. La experiencia traumática de el adolescente. “En el internado me negaba a ducharme con los demás. Nunca me sentía ni varón ni fémina. Nunca me sentía nada”.

Mitos en Suiza y su personas

En caso de que estГЎ sobre vacaciones en Suiza, la respuesta que tengan ciertos sobre sus colegas inevitablemente vendrГЎ cargada de clichГ©s.

A su malestar se suman palabras que hieren. “Me trataron como a un ‘sucio gay’”. Un insulto que Edward no tolerará más. Nunca separado por motivo de que no acepta que se insulte a las amigos homosexuales, sino porque Asimismo pone sobre manifiesto la incomprensión que rodea a la intersexualidad. “Como el término incluye la palabra ‘sexo’, los usuarios usualmente cree que significa que soy homosexual, cuando la intersexualidad nunca tiene nada que ver con la orientación sexual”, hace hincapié levantando su voz. Casi gritando. Después rectifica y se disculpa. “Lo siento, aunque serí­a indispensable que tú lo entienda”.

“Sin testosterona, mentalmente era como un chaval de diez años: me volvía irreflexivo, desprovisto calibrar las consecuencias sobre mis actos, nunca tenía límites”

End of insertion

AГ±os de pesadilla

A las 16 años de vida, los médicos por fin descubren que dispone de el síndrome de Klinefelter, la de estas demasiadas variaciones sobre las cromosomas sexuales. En ocasión de el habitual XY (Con El Fin De los hombres), Edward serí­a XXY, lo cual obliga que tiene un cromosoma de más. Si aún no ha superado la pubertad, es por motivo de que su cuerpo nunca produce testosterona o produce poca. Y le aportan un tratamiento sobre inyecciones hormonales una oportunidad al mes. “Es excesivamente amargo. El fluido se inyecta en la parte de la parte de abajo de la espalda desplazándolo hacia el pelo que baje rampa demasiado tiempo, por motivo de que es graso. No podía realizar nada durante toda la noche o inclusive un día”.

De reducir las efectos secundarios de el tratamiento, su médico reemplaza las inyecciones por parches que son menos desagradables. Asimismo, menos eficaces. “No veía el menor progreso. También, conocí a la chica bastante comprensiva que me dijo que me aceptaba tal y como era desplazándolo hacia el pelo que la testosterona nunca era necesaria”. Edward se permite agradar así­ como abandona el tratamiento. La determinación que marca el inicio sobre un período sombrío.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *